Translate

domingo, 20 de marzo de 2016

19 DE MARZO, DÍA DEL PADRE



Hola, chicos.

Ayer fue el día del padre, ya lo sabéis. Espero que hayáis sido buenos y lo pasarais muy bien.

Yo también tuve un papá muy cariñoso listo y trabajador. Era asturiano como mi mamá pero vinieron a Madrid a trabajar.
Mi papá tenía un bar y mi mamá una mercería (es una tienda donde se venden hilos, telas, botones, ropa interior..., y que ahora quedan ya muy pocas).

Le he escrito a mi papá el poema de abajo y espero que os guste. 

Tiene una cosa graciosa en unos versos.

 Os lo explico: cuando entra un cliente a un bar y pide un vino, el camarero le pregunta que si lo quiere blanco o tinto. Mi padre también ayudaba a mi madre en la mercería y un día entró una señora y le pidió una bobina de hilo. Mi padre se despistó creyendo que estaba en el bar y le dijo a la señora que si la quería blanca o tinta (como si fuese una copa de vino). Nos reímos mucho.

Espero que paséis unas buenas vacaciones y leáis mucho.

MUUUAAACCCAAASSS!!!

TUS MANOS
                                                                       (Para mi padre)

Tus manos
de una escuela con dieces, papá,
para el niño más listo de la clase,
para el niño con beca y muchos libros.

                                               Pero hay que estudiar mucho.
                                               Pero hay mucho trabajo.

Papá, tus manos
de cambio a la ciudad
empujando barriles,
despachando cervezas:
                                               blanca o tinta, señora-
                                              (como le preguntaste a una señora
                                               que quería comprar una bobina de hilo).

Papá, tus manos
que conducen el coche los domingos
y juegan con nosotros
golpeando un balón
que bota lo mejor de la semana.

                                               Aunque hay poco dinero.
                                               Aunque hay mucho trabajo.

Papá, tus manos
que de antiguas no entienden que ya beso
y una vez me pegaron tan miedosas
que aún llevo la marca de tu llanto.

Papá, tus manos
que me quieren, que cuidan a mis hijos,
que me hacen crucigramas inventados
mientras yo te rehago en la memoria.


                                         MSol Huerta Niembro

martes, 15 de marzo de 2016

LA PAZ Y LOS REFUGIADOS QUE QUIEREN LLEGAR A EUROPA


Resultado de imagen de fotos de refugiados sirios 

 










Paz

La paz es una de las aspiraciones más antiguas de la humanidad, que desde el comienzo de los tiempos suele dar ese nombre a dos períodos, generalmente breves, que transcurren entre dos guerras.

El vocablo en español proviene del latín pax, pacis y aparece en nuestra lengua ya en el Cantar de Mio Cid
Es palabra común a todas las lenguas romances:
En español se dice paz.
En francés de dice paix.
En italiano de dice pace.
En portugués de dice paz (igual que en español).
En inglés de dice peace,

Y que falta nos hace en el mundo en que vivimos que haya PAZ y no guerras

Hay guerras en muchos países del mundo, más de veinte, como por ejemplo Siria, Irán, Israel, Palestina, Nigeria, El Congo, República Centroafricana, y muchos más...,  que por desgracia viven en estado de guerra, y se cierran los colegios, se cierran las tiendas, caen bombas que destruyen las casas y mueren muchas personas inocentes, incluidos niños.
 
Por eso quieren venir a Europa muchas de estas personas de países en guerra porque lo están pasando mal , tienen miedo y quieren vivir en paz.

Debemos colaborar, ser amables y prestarles ayuda, según nuestras posibilidades, a aquellos inmigrantes que lleguen a nuestro país. En parroquias y ONG se recogen alimentos para mandarles a los campos de refugiados, que seguro que habréis visto por la tele.


  


Resultado de imagen de fotos de refugiados sirios 

Resultado de imagen de fotos de refugiados sirios 

Resultado de imagen de fotos de refugiados sirios

viernes, 4 de marzo de 2016

LEYENDA DE MARICASTAÑA



Para que veáis la diferencia entre prosa(cuento) y poesía (verso), aquí os dejo la historia de una mujer, Maricastaña, que vivió hace mucho tiempo.


LEYENDA DE MARICASTAÑA(cuento en prosa): 

Hace más de seiscientos años (2016 menos 600 es igual a mil cuatrocientos y pico, es decir, siglo XV),  en un pueblo de Lugo cuyo nombre no recuerdo, vivía una señora rica de nombre María Castaña. 

Cuentan que era mujer muy valiente; que participó en la lucha junto a los hacendados contra el obispo Pedro López de Aguiar que cobraba muchísimos impuestos a las gentes humildes de allí, a las gentes que tenían dinero o no lo tenían, al obispo le daba igual .

Y algo había que hacer para acabar con este gran abuso por parte del obispo. 

Un día apareció muerto Francisco Fernández, -recaudador de impuestos del obispo- en una gran pelea que tuvo con la buena mujer.

 María Castaña se cansó de pagar injustamente tanto dinero para la iglesia y tuvo a bien matarlo ayudada por su esposo y sus cuñados. 

Confesó su gran crimen -nunca, nunca, hay que matar- y tuvo que entregar todos sus bienes para la catedral de ese pueblo tan gallego. 

¡Pobre María Castaña! No se sabe qué fue de ella después; quizás murió en la hoguera o quién sabe si murió de pena en una cárcel triste, como suelen ser todas las cárceles.

Esta historia que os he contado es muy, muy, muy antigua,  de allá por aquel tiempo de Maricastaña.


MARICASTAÑA (poema en versos:)

Hace más de seiscientos años
en un pueblo de Lugo,
cuyo nombre no sé,
vivía una señora con dinero
de nombre María Castaña.

No le gustaban los abusos
ni que el obispo
pidiese a los más pobres el dinero 
que no tenían.

Cuentan que era valiente;
que luchó junto con otros hombres
contra el obispo Pedro López de Aguiar
que cobraba muchísimos impuestos
a las gentes de allí con dinero o sin dinero.

Y algo había que hacer
para acabar con este señor
señor tan egoísta.

Maricastaña hizo una cosa
que nunca debe hacerse:  matar.

Un día apareció muerto Francisco Fernández,
-recaudador de impuestos del obispo-
en una gran pelea
que tuvo con la buena mujer.

María Castaña
se cansó de pagar injustamente
tanto dinero para la iglesia
y junto con su esposo y sus cuñados
mató al obispo.


Confesó su gran crimen
y tuvo que entregar todos sus bienes
para la catedral de ese pueblo tan gallego.


¡Pobre María Castaña!

No se sabe qué fue de ella después;
quizás murió en la hoguera
o quién sabe si se murió de pena
en una cárcel triste,
como tristes son casi todas las cárceles.

Esta historia que os he contado
es muy, muy, muy antigua
de allá por aquel tiempo
de Maricastaña.

(Espero que os haya parecido interesante).

MUUUAAACCCAAASSS!!!